Poco sabemos a día de hoy acerca de las baterías españolas de Grafeno. Las últimas noticias fueron la compra por parte del Zhejiang Chint Electrics, del 10% de Grabat Energy. En total la inversión de CHiNT alcanzará los 18 millones de euros para hacerse con un asiento en el consejo.

Sin título-2

Tras la presentación mundial durante el mes de Febrero de sus prototipos de baterías de polímero de grafeno prácticamente no hemos tenido ninguna novedad al respecto, más bien todo lo contrario en cuanto a rumorología se refiere, ya que se ha puesto en duda el proyecto con continuos comentarios.

En primer lugar, las dudas surgen con los supuestos certificados aportados por Grabat. TÜV Rheinland y Dekra son dos compañías certificadoras con sede en Alemania que se encargan de expedir certificados en los que demuestran el correcto funcionamiento de una tecnología. Se llama “certificación” a lo que en realidad se trata de un simple “test”, es decir que ambos documentos reside en el hecho de que no son certificados sino páginas de un informe técnico.

De cualquier modo, las opiniones al respecto dicen, que como todas las empresas de grafeno del mundo: pueden crear grafeno de alta calidad y a bajo coste, pero solo a nivel de laboratorio. En cuanto intentan escalarlo a nivel industrial, son incapaces de conseguirlo.

Nosotros desde e-volt ante tanta intriga, estamos deseosos de esperar al mes de octubre, el mes en el que se tienen que comercializar las primeras baterías. Tambien otro plazo marcado es mediados de 2017, cuando se levantará el secreto sobre la patente de Graphenano. Contamos con meses por delante muy entretenidos para demostrar si esta empresa murciana tiene de verdad una ‘revolución’ entre manos, como ellos lo llaman “la tercera revolución industrial” de la compañía Graphenano.