Saltar al contenido

Adiós Nicola Materazzi, padre del Ferrari F40 y protagonista de una época muy lejana

agosto 25, 2022

El ingeniero Nicola Materazzi nos saludó para siempre a los 83 añosla mente detrás de obras maestras absolutas como el Ferrari F40 o el Bugatti EB 110. Coches capaces de marcar de forma indeleble su tiempo y el nuestro: han pasado 35 años desde julio de 1987 cuando en el Centro Civico di Maranello, en la zona donde se encontraba el Ferrari Puestos de museo hoy, se presentó el último deportivo que encarna los valores del Ferrari de Enzo.

LOS PRIMEROS PASOS Y LA LLEGADA A FERRARI, DONDE SE ESCRIBE LA HISTORIA

La carrera de Nicola Materazzi debió estar marcada por el primer proyecto en el que se involucró. Después de asistir a la Facultad de Ingeniería Mecánica de la Universidad Federico II de Nápoles, en 1968, el piloto de Salerno comenzó su carrera en Lancia, donde siguió el desarrollo de un coche especial, el estratos. Materazzi se centra en los sistemas de sobrealimentación, por lo que trabaja en el turbocompresor del Stratos que competiría en las competencias del Grupo 5.

Antes de llegar a Ferrari a finales de 1979, tras su experiencia en Lancia, el ingeniero de Campania aterriza en Abarth y luego a la osella córcega por Enzo Osella, como Materazzi con experiencia en Abarth. Allí se encarga del diseño de los monoplazas de Fórmula 2 y Fórmula 1. En Maranello, en cambio, la consagración. Materazzi se convertirá en el padre del Ferrari 288 GTO, del Testarossa y sobre todo del F40un automóvil para el que diseñó el motor, la caja de cambios y muchos otros componentes mecánicos.

Las prestaciones del F40 siguen siendo hoy de lo más destacadas, más de tres décadas después: 324 km/h de velocidad máxima y 0-100 km/h en 4,1 segundos, garantizado no sólo de un extraordinario V8 biturbo de 2.936 cc que para los cánones actuales no destacaba por su potencia (“apenas” 478 caballos) sino sobre todo por una filosofía de diseño basada en minimización de peso. Gracias al uso extensivo de plástico y kevlar, el Ferrari F40 se detuvo, seco, la aguja de equilibrio un 1.100kgque tiene la doble ventaja de aumentar el rendimiento por un lado y maximizar las cualidades del marco por el otro.

EL ÚLTIMO ÉXITO, EL BUGATTI EB 110

Después de la aventura en Ferrari a finales del ’87, Materazzi se deja seducir por las dos ruedas y acepta la propuesta de Claudio Castiglioni, director general de Cagiva, que lo había elegido para seguir el departamento de carreras. Los proyectos nacidos para volar, para competir, siempre influyeron en el ingeniero de Campania, que se inicia al final de su carrera en Bugatti de Romano Artioli donde participa en otro proyecto icónico. ES el EB 110. Cuando Materazzi se unió al equipo, el desarrollo casi se había estancado debido a la confiabilidad del motor.

Los problemas se resuelven y el ingeniero relanza con el aún más empuje EB 110 SSque convence a un piloto “emergente”, como Michael Schumacher, de darse uno en 1994. Sobre el mismo cuadro de fibra de carbono que la EB 110 SS nació a principios de los 2000 el último proyecto del ingeniero Materazzi, la B Ingeniería EdonisLuego, en 2005, abandonó la escena después de haber escrito la historia de los autos deportivos durante más de treinta años.

LA HISTORIA DE MATERAZZI HA LLEGADO A NUESTROS DÍAS FUERTE Y CLARA

Materazzi en el momento no podía saber que varios años después conocería a Davide Cironiyoutuber muy conocido por los aficionados al deporte del pasado que si cabe contribuyó a amplificar el mito con varias entrevistas. Cironi ha querido dedicarle un pensamiento, el último, a través de su cuenta de Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Davide Cironi (@davidicironi)

Imágenes de créditos: apertura – Drive Experience, párrafos intermedios – 123RF, último párrafo – Drive Experience.