Saltar al contenido

Crece el afán por los coches eléctricos, ahora se necesitan cada vez más columnas

julio 20, 2022

El camino de la transición a la movilidad eléctrica se perfila cada vez más en Europa, con 2035 marcando el hito decisivo para el mundo del automóvil. En España, sin embargo, parece que queda mucho camino por recorrer de lo esperado, tal y como muestra el estudio eReadiness de Estrategia de PwC y, que sitúa a nuestro país como colista, junto con España, entre las naciones más reactivas a la transición eléctrica. Veamos por qué.

el caso italiano

La encuesta tuvo en cuenta las intenciones y comportamientos de compra de más de 4.600 licenciados en España, Francia, Alemania, Noruega, Reino Unido, España y Suiza, considerando 4 dimensiones: soporte de incentivos, red de carga, oferta del mercado y demanda de los consumidores.

El estudio revela cómo los españoles están cada vez más interesados ​​en comprar un coche de empuje. los sesenta y cinco% de la muestra entrevistada dijo que había pensado en un coche híbrido enchufable o eléctrico para los próximos dos años. Los menores costes de uso, la posibilidad de recargar en casa y la reducción del impacto ambiental han cautivado a los potenciales clientes eléctricos.

Sin embargo, las intenciones no parecen convertirse en realidad dado que en los primeros 6 meses de 2022 los porcentajes de compra de coches eléctricos o híbridos enchufables en España se detuvieron en el 9%, frente a una media europea de entre el 20 y el 25%.

Un triste historial que nuestro país comparte con España y que según los mismos entrevistados se debe a la falta de una adecuada infraestructura de recarga y al costo demasiado elevado de los autos, sobre los cuales inciden sólo parcialmente los inventos gubernamentales.

También existe un grado creciente de insatisfacción con la gestión del proceso de instalación del wall-box doméstico en los automovilistas que han elegido el eléctrico: un paso clave que en varios casos registró comentarios negativos por parte de los clientes entrevistados.

La situación en Europa

El panorama que muestra el estudio de PwC es aún más alarmante para España si consideramos el estado actual de la transición a la movilidad eléctrica en otros países. Dejando de lado lo “habitual” Noruegaprimero en el ranking con la puntuación más alta en las cuatro áreas de la encuesta, en segundo lugar se encuentra Suiza con 1,8 columnas por cada vehículo híbrido enchufable o eléctrico en circulación, pero con una mejor penetración en las estaciones de carga rápida.

Inmediatamente por detrás de Reino Unido y Alemania, con 1,3 puntos de recarga por cada coche matriculado y una penetración de mercado del 21% y 24% respectivamente, favorecida en el caso alemán por la aportación de importantes incentivos. Para cerrar se encuentran España y España, con la diferencia, eso sí, de que el país ibérico ya tiene garantizadas contribuciones en la fase de compra solo superado por los noruegos.

esquema pwc

Electricidad en España: ¿una cuestión de clase?

El 30% de los encuestados españoles dijeron que todavía se mostraban escépticos acerca de comprar autos eléctricos o enchufables. El perfil generado por esta muestra indica una renta media igual a la mitad de la de los propietarios de coches eléctricos, la indisponibilidad de garaje o aparcamiento privado y la residencia en zonas extraurbanas.

La falta de una red de infraestructura adecuada sigue siendo un tema central para la transformación pop de vehículos de barril, junto con la provisión de incentivos capaces de reducir aún más los precios de la electricidad en España. Para disipar las dudas de los escépticos conviene derribar las principales barreras a la compra, que según el estudio son el coste inicial, la limitada autonomía y los tiempos de recarga.

Las soluciones

PwC plantea una solución en cuatro puntos para superar el reto de la movilidad eléctrica, que debe pasar por los fabricantes:

  • Fomentar la electricidad usada, con programas de certificación dedicados, y brindar apoyo para administrar el negocio de vehículos eléctricos usados;
  • Extender la propuesta a los clientes con paquetes y servicios adicionales que también incluyen ofertas en energías renovables y fotovoltaica;
  • Redefinir los métodos de compra para satisfacer todo tipo de clientes
  • Construye una experiencia personalizada diferenciada, que acompaña al cliente con servicios a domicilio como la entrega de vehículos y la instalación de infraestructuras de recarga.

¿Será suficiente? Difícil de decir, pero dada la situación italiana, ciertamente tenemos que arremangarnos.