Saltar al contenido

Opel Mokka-e 2022: mayor eficiencia y autonomía para el crossover eléctrico

octubre 25, 2022

Gracias a una serie de retoques, que veremos más adelante, el Opel Mokka-e, la versión 100% eléctrica del conocido crossover alemán, recientemente ha mejorado su autonomía general en el ciclo WLTP que va de 324 a 338 km.

Así sigue la ofensiva de Opel para enriquecer cada vez más su gama de coches cero emisiones, de cara a 2028, año a partir del cual pretende comercializar únicamente coches eléctricos, retirando los tradicionales gasolina y diésel pero, sobre todo, también los híbridos.

  • PLATAFORMA Y ACTUALIZACIONES
  • BATERÍA Y CARGA
  • PRUEBA EN CARRETERA
  • AUTONOMÍA REAL
  • CONCLUSIONES
PLATAFORMA Y ACTUALIZACIONES

El nuevo Opel Mokka, segunda generación, debutó en 2020, actualizando las formas del muy querido B-SUV o crossover de la casa Russelsheim. Ahora es más pequeño, compacto pero sobre todo tecnológico, principalmente gracias al nuevo plataforma eCMP heredado de los coches del antiguo Grupo PSA (ahora Stellantis), una columna vertebral que le permite adoptar también mecánicas totalmente eléctricas, en paralelo al resto de motorizaciones de gasolina. De hecho se llama Mokka-e pero no difiere mucho, al menos en términos estéticos, de las versiones endotérmicas, de no ser por las insignias en la parte trasera y otros pequeños detalles.

Sin embargo, apenas dos años después de su debut, la compañía alemana ha decidido actualizar algunas lógicas de funcionamiento ir a mejorar la eficiencia tren motriz general. Sabemos que los coches eléctricos todavía representan un nicho en desarrollo, especialmente en nuestro mercado, pero, lo que es más importante, tienen mucho margen de mejora en comparación con los más que avanzados motores endotérmicos. Por tanto, son muchas las medidas que cada fabricante puede tomar para mejorar la eficiencia de sus coches eléctricos.

Por lo tanto, Opel decidió instalar en nuevas versiones de Opel Mokka-e (por lo tanto, no es una actualización retroactiva) un nuevo sensor de humedad en la bomba de calor, con el fin de hacer más eficiente su funcionamiento en caso de humedad alta y así ahorrar energía cuando decidas encender la calefacción en invierno. Esto, combinado con una nueva relación de transmisión de la transmisión automática y los neumáticos Michelin Primacy 3 de baja resistencia (clase A + 17 “), permiten aumentar lo que es el valor de la autonomía declarada en el ciclo WLTP: pasando así de 324 338 km. en ciclo mixto.

BATERÍA Y CARGA

Gracias a la plataforma eCMP, el nuevo Opel Mokka-e utiliza un paquete de baterías de iones de litio desde 50kWh obviamente colocado debajo del piso del habitáculo, entre los ejes. El motor eléctrico síncrono de imanes permanentes desde 100 kW (136 CV) se coloca en la parte delantera y da tracción a las ruedas delanteras. Según los modos de conducción, Eco, Normal y Sport, es capaz de entregar respectivamente 60, 80 o 100 kW, con unas prestaciones máximas en el 0-100 km/h declarado de 9,1 segundos. El peso está por tanto más que contenido, unos 1.598 kg, una cifra interesante teniendo en cuenta su mecánica eléctrica y la longitud de 4,15 metros.

La infraestructura de 400V de la plataforma eCMP le permite aceptar una potencia máxima de carga de hasta 100 kW en columnas de corriente continua, para llegar al 80% de la batería en poco menos de 30 minutos. En corriente alterna trifásica se puede recargar hasta 11 kW o monofásica hasta 7 kW, además de la recarga doméstica estándar.

PRUEBA EN CARRETERA

La plataforma eCMP no es un conocimiento nuevo, al contrario, siempre es agradable tratar con la moderna y tecnológica plataforma francesa, diseñada exclusivamente para autos eléctricos compactos. Precisamente en virtud de su pequeño tamaño y peso relativamente ligero, el nuevo Opel Mokka-e es ágil y manejable, con un cuidadoso ajuste de la dirección y la suspensión por parte de los técnicos de Opel para restaurar una sensación de conducción casi deportiva. Seamos claros, la naturaleza es cómoda y está diseñada para dar el máximo dentro de las ciudades, sin embargo, la estructura sólida y resistente combinada con la dirección bastante rápida hacen que sea divertido conducir incluso en mezclas rápidas.

Aunque se trata de un crossover, hay algunas características que lo diferencian de otros competidores. La batería pesada, colocada en el área más baja posible, le permite bajar significativamente el centro de gravedad en comparación con la contraparte endotérmica, para permanecer más estable en las curvas y producir menos balanceo durante los giros rápidos. La estructura rígida combinada con una posición de las ruedas casi en los extremos de la carrocería le permite ser ágil y manejable, pareciendo casi más ligero de lo que es. Pero si quieres beneficiarte de un tiro “quema” es necesario configurar el modo deportivopara disponer de los 136 CV del motor eléctrico, aunque la velocidad máxima está limitada a 150 km/h.

AUTONOMÍA REAL

En nuestra breve prueba de Milán a una ubicación al oeste de Pavía, tuvimos la oportunidad de probar la nueva actualización en un recorrido de unos 80 km en cada sentido. El recorrido alternaba la ciudad, la circunvalación, un pequeño tramo de autopista y unos 25 km de carretera estatal. En la fase de avance, también impulsada por la competición propuesta por Opel, intentamos consumir lo mínimo posible, llegando a destino con más porcentaje de batería que otros compañeros. Entre las precauciones tomadas, sin duda una conducción ultrapredictiva y muy tranquila (casi como un abuelo con sombrero), el clima apagado y las ventanillas cerradas, aprovechando al máximo el modo Eco y Brake (que obliga a la frenada regenerativa a casi salir del acelerador) y presionando suavemente el pedal “gas”.

En autopista nunca hemos superado los 100 km/h, aprovechando el control de crucero adaptativo para ser más suave y lineal con el fin de mantener velocidades constantes. En los tramos de la carretera estatal siempre nos hemos mantenido muy por debajo de los límites de velocidad impuestos por la señalización. ¿El resultado? Empezando con un 98% de batería, llegamos a nuestro destino con un 79%, consumiendo solo el 19% en unos 80 km recorridos. En este sentido, por tanto, no parece imposible tocar los 379 km declarados por Opel, siempre en ciclo WLTP pero en entorno urbano, mientras que nosotros conseguimos superar los 290 km declarados para el trayecto extraurbano. El consumo medio al final del viaje fue de 10,7 kWh/100 km, según los datos mostrados por el sistema de a bordo. Un resultado realmente sorprendente.

¿La otra cara de la moneda? Nuestro estilo de conducción nos obligó a perder 16 minutos respecto al tiempo de llegada (de 1 hora y 28 minutos) propuesto por Google Maps. Como dicen, “los que van despacio, van sanos y llegan lejos”.

En el camino de regreso, optamos por conducir de una manera más relajada, pero siempre prestando atención al estilo de conducción. La velocidad media en autovía ha subido, rozando los límites en cada tramo, mientras que en autovía nos hemos mantenido en torno a los 105/110 km/h, conduciendo entonces siempre predictivamente en el tramo urbano final. Ahora el porcentaje perdido es 24%volviendo al punto de partida con un 55%, sobre unos 160 km recorridos, con una consumo medio total de 12,2 kWh/100 km.

A modo de comparación, el mejor resultado absoluto entre los compañeros que participaron en esta carrera se obtuvo con un consumo de tan solo el 40% de la batería para completar todo el recorrido.

CONCLUSIONES

La autonomía de los coches eléctricos modernos está muy influenciada por muchos factores, principalmente el estilo de conducción pero también el tipo de ruta, la temperatura exterior y, por supuesto, la eficiencia general del sistema. Opel ofrece en su web un simpático simulador que, en base a la información introducida (como temperatura exterior, recorrido y estilo de conducción), nos dice cuál podría ser la autonomía teórica, que oscila entre los 189 km (con temperaturas bajo 0º y trayecto en autopista) en el km 379 (con 23° y recorrido urbano), ya actualizado sobre las nuevas especificaciones del Opel Mokka-e 2022.

Los precios del nuevo Opel Mokka-e parten de un precio de lista base de 37.400 euros Edición en construcción, elevándose hasta los 41.650 euros en la configuración Ultimate.

CONFIGURADOR EN LÍNEA OPEL MOKKA-E

VIDEO