Saltar al contenido

Tavares, revise las prohibiciones de la UE de 2035 sobre endotérmica. Euro 7 debe ser cancelado

octubre 18, 2022

No es ningún misterio que Carlos Tavares, director general de Stellantis, siempre ha tenido una posición muy crítica sobre la propuesta de la Comisión Europea de prohibir la venta de coches endotérmicos a partir de 2035. Durante una conferencia de prensa en Salón de Parísel número uno del grupo automovilístico reiteró su posición, añadiendo que la propuesta de la Comisión Europea debería ser renegociada para dar un papel más importante también para los coches híbridos en el proceso de transición.

La decisión dogmática que se ha tomado de vender solo coches eléctricos desde 2035 tiene consecuencias sociales inmanejables.

LOS COSTOS DE LA ELECTRICIDAD

Tavares, por tanto, vuelve a señalar con el dedo al costes de los coches eléctricos lo que podría hacer que la propiedad de dichos vehículos fuera inaccesible para muchas personas.

Si le niegas a la clase media el acceso a la libertad de movimiento, tendrás serios problemas sociales.

Varios fabricantes de automóviles, explica el máximo responsable de Stellantis, han invertido en tecnología híbrida, en concreto en tecnología Plug-in, como “tecnología puente” para luego llegar a ofrecer coches 100% eléctricos. Para Tavares, por lo tanto, después de que los fabricantes de automóviles inviertan miles de millones de euros en dichos automóviles, se les debería permitir venderlos por más tiempo.

Además, soluciones como el mild hybrid permiten reducir significativamente las emisiones contaminantes, seguir haciendo que los coches sean accesibles. Se observa otro voto en riesgo de pérdida de empleo lo que podría conducir a un advenimiento “rápido” de la movilidad eléctrica. Pérdida de puestos de trabajo que afectaría a todas aquellas empresas que hoy en día producen componentes para motores de combustión. Por eso, para Tavares, ahora, se necesita pragmatismo.

NO A LA EURO 7

El CEO de Stellantis también arremete contra la nueva normativa euro 7 que considera “inútiles”. Para Tavares, la Euro 7 debería incluso cancelarse. ¿La razón? Desde el punto de vista de la industria automotriz, la nueva legislación no tiene sentido ya que desperdiciaría muchos recursos que podrían gastarse en el proceso de electrificación. El número uno del grupo automovilístico básicamente piensa que no tiene mucho sentido invertir en motores que se introduzcan en los próximos años si la Unión Europea ya ha decidido acabar con los modelos gasolina y diésel a partir de 2035. En definitiva, el las nuevas regulaciones son inútiles y contraproducentes para Tavares.

Veremos si lo dicho por el número uno de Stellantis será tomado en consideración por los legisladores europeos que siguen postergando la presentación del texto final de la nueva normativa. Tavares luego sugiere que Europa continúe incentivando los autos híbridos también. Y sobre la crisis de las fichas, para Tavares la situación va mejorando. Se espera que el problema de suministro de estos componentes esté completamente resuelto a finales de 2023.